Campo del Cielo

Visitamos un parque de meteoritos de 4.000 años en el que se encuentra el segundo y el tercero meteoritos mayores del mundo

En la provincia del Chaco, cerca de la población de Gancedo, hace 4.000 años se produjo una lluvia de meteoritos que en una área de 80×15 km que acabó con la vida de personas, fauna y flora que se encontraba ahí en ese momento. La etnia moqoit (mocoví) desde entonces explica de generación en generación esa tormenta de meteoritos.

Los meteoritos provenían del Cinturón de Asteroides entre Marte y Júpiter. Son asteroides que han estado orbitando alrededor del Sol durante millones de años, como material primigenio en la formación del Sistema Solar. Al tocarlos, tocamos el material inalterado con el que se formó nuestro Sistema Solar.

Todos los que aterraron en el Chaco, a 14.400 km/h en velocidad promedio, tienen la peculiaridad de estar hechos de hierro (alrededor de un 90 %) y níquel (6 %) junto a otros elementos. Este tipo de meteoritos representan tan solo el 5,7 % de los meteoritos que han alcanzado La Tierra. Es el único parque de meteoritos del mundo en los que estos están a cielo abierto. En el Parque están localizados meteoritos de distintos tamaños. Uno de ellos se le llamo “El Chaco” con un peso de 37 toneladas y el segundo mayor del mundo. Fue descubierto en 1969, justo cuando Amstrong pisaba la Luna. El cráter del impacto aún es visible.

El Parque ofrece una visita siguiendo los meteoritos encontrados y algunas especies arbóreas e insectos características del Chaco. No solo hay el segundo mayor meteorito del mundo pero también podemos encontrar el tercero mayor.

Crater de impacto del meteorito “El Chaco”

Estando en Las Breñas pudimos conocer al director de Cultura, Rubén Barsky, que en el año 1991 participó sin querer del rescate del meteorito El Chaco según nos contó. Un americano, de apellido Higg, intento robar ese meteorito de 37 toneladas, imaginamos que habiendo sobornada a varios guardas y otras personas. Ruben pudo advertir al control policial y descubrieron el meteorito escondido en un camión gigante y que finalmente fue devuelto al lugar que le correspondía, en el Chaco.

El Parque cuenta también con un museo a un precio de 30 pesos (la entrada al parque es gratuita) en el que se amplía la información de la visita. Tiene también área de camping con barbacoas y baños y un bar. Los meteoritos no están protegidos y la gente los toca y se sube a ellos con lo que poco a poco los va erosionando.

1 mayo, 2017