Camping Namastê (Ilha Comprida)

En harmonía con la naturaleza

Tras pedalear por la playa buena parte del día, llegamos a media tarde al camping Namastê, al extremo sud de Ilha Comprida en Boquerião sul. Fuimos recibidos por Ariane que ya sabía de nuestra llegada. El espacio de camping es muy grande y está en medio del paisaje litoral de mata atlántica. Está a unos 100 metros de la playa y a unos 4 kilómetros de Cananéia, que es la población más cercana y se llega con una balsa gratuita.

El área de camping es grande y entre los servicios cuenta con una cocina comunitaria, baños fríos y calientes, fregaderos para lavar la ropa, espacio infantil y un espacio cultural y de relajamiento compuesto por una bblioteca, exposición fotográfica y música ambiente.

Recordando la importancia de preservar la naturaleza, en el camping abundan los mensajes de consciencia ambiental con un toque de decoración psicodélica que encaja perfectamente con el lugar. Para esparcir la mente, además de la biblioteca hay un billar y un futbolín.

Además del área de camping, Namastê ofrece también habitaciones para los que quieran un poco más de comodidad.

Un pequeño “pero” es que el camping no tiene frigorífico, algo que pudimos solucionar porque nos guardaron nuestras cosas en el suyo. Para comprar es mejor traer cosas de Cananeia porque solo hay un pequeño comercio cerca que tiene pocas cosas.

Llegar al camping Namastê fue una excelente forma de culminar una jornada de pedales por la playa de Ilha Comprida, evitando la BR-116, una de las carreteras con más tráfico de Brasil, llena de camiones que transportan soja. Las islas son una buena alternativa para llegar a Curitiba.

17 febrero, 2017